Es curioso como en algunos lugares, donde hace mucho calor, las construcciones están realizadas de forma que pases aún más calor, es decir, están mal hechas.

Increíblemente, en zonas cálidas del planeta la construcción moderna va en la dirección opuesta a las necesidades del ocupante de una vivienda, normalmente en viviendas de bajo costo, pero a veces también en departamentos de 1.000.000 dólares que están igual de mal hechos que una casa de 30.000$. Pero veamos esto con un poco más de profundidad.

En este caso la idea es explicar algunos conceptos básicos que tienen que ver con cómo construir bien sin gastar más, incluso a veces, haciendo reducir el costo. Porque no siempre más caro significa mejor.

Tomaremos un ejemplo de edificación de una vivienda unifamiliar en la ciudad de Cancún (México), vamos a evaluar una vivienda de bajo costo y una mucho más cara, y veremos como en ambos casos la forma de construir es equivocada desde el punto de vista energético de la casa, y por tanto del confort de sus huéspedes y obviamente del gasto energético.

Pero antes de empezar, les recomendamos efusivamente leer dos artículos que nos explican magistralmente algo llamado Inercia Térmica, y es que de esto vamos a hablar y bastante, todo está alrededor de este término y su impacto en los materiales de construcción. Hagan  clic en los enlaces de a continuación para saber más sobre la inercia térmica en edificios.

INERCIA TÉRMICA 1   –   INERCIA TÉRMICA 2

Si han leído los dos artículos aquí reseñados, que están explicados de forma simple y fácil de comprender, habrán visto la importancia que tiene la selección del material a usar en las envolventes de la vivienda, es decir, paredes y techos.

Bien, visto esto vamos al análisis de una construcción tipo en México, y más en concreto en Cancún, que no es lo único que se hace, no hay que generalizar, pero si es una construcción muy extendida en todo el país. Y parte de:

Estructura de concreto y cerramientos con bloques de concreto, forjados simples con viga de concreto pretensada de concreto o vigueta conformada en obra y bovedilla o bien de concreto o de poliestireno blanco, algo como lo de la imagen que viene a continuación.

forjado con vigueta conformada y bovedilla de poliestireno
forjado con vigueta conformada y bovedilla de poliestireno

No se ponen cámaras de aire ni aislamiento ni en muros perimetrales ni en cubiertas, tampoco es habitual rellenar el bloque de concreto con algún producto aislante. Y esto podemos verlo en viviendas unifamiliares de 450.000 pesos o en viviendas unifamiliares de 4.500.000 pesos.

¿Y qué sucede con una casa así?

Bien, lo más aislante de la casa es la bovedilla de poliestireno de los forjados, eso si no es que también han puesto bovedilla de concreto, el resto tiene un problema grave de transmisión y almacenamiento térmico, y a todo eso hay que sumarle otro factor fundamental, la poca variación térmica diaria, ya que en las cálidas noches veraniegas de Cancún no es extraño estar a 30º, hecho que genera que, dado el calor almacenado por las paredes y techos durante el día y la poca diferencia térmica, durante la noche el edificio va a radiar hacia el interior el calor almacenado ya que ni siquiera puede enfriarse dada la alta temperatura nocturna, si a eso le sumamos la humedad media de la zona que ronda entre el 60 y el 70%, el efecto en el interior de la vivienda es realmente agobiante.

Si añadimos otros factores, techos con un altura media de unos 3 metros (a mas altura más capacidad de «disipar» el calor, una gran cantidad de mosquitos, lo que no invita demasiado a ventilar y obliga a la colocación de mosquiteras en puertas y ventanas, tenemos en el interior de la vivienda más calor que en la calle. Y esto nos lleva al siguiente paso, el aire acondicionado.

¡Dame frío por favor!

Habida cuenta del elevado precio del KW en Quintana Roo, pues quien vive en una casa económica, apenas podrá poner unas pocas horas al día un equipo de aire acondicionado, eso si es que pudo adquirirlo. Pero además, a menos dinero tienes, peores unidades adquieres, en muchos casos de segunda mano, equipos que funcionan a 110 V (algo que en México siguen sin solucionar, salir de esa obsolescencia de usar 110 V en la electricidad doméstica es algo que sigue siendo absurdo), sin inverter, y por tanto de muy alto consumo.

Y si eres de los de la casa de varios millones, que está exactamente igual de mal hecha que la barata, ya que el modelo estructural es idéntico, pero probablemente debas añadir grandes ventanales, normalmente de aluminio y con cristal simple, pues sí podrá adquirir buenos equipos, pero su factura eléctrica será raro que baje de un mínimo de 10 a 20 mil pesos. Que no deja de ser un dineral. Es decir, que no se está pensando en una construcción destinada a una eficiencia energética, solo se piensa en gastar menos para ganar más.

Esto no siempre sucede, obviamente, ni tampoco es un problema exclusivo de México, se ve en cualquier parte del mundo. Pero sí es algo demasiado habitual. Al final, todos pagamos las consecuencias.

Usando una cámara térmica como herramienta de análisis

Una cámara térmica lo que hace es mostrar en una gama de colores las diferencias térmicas del lugar hacia donde la apuntamos, podemos comprarla desde unos 100 USD aproximadamente, las hay mucho más caras como es lógico, pero no estamos hablando de un material inalcanzable. Básicamente nos muestran algo así:

A más rojo, más calor. Con este tipo de cámaras térmicas podemos hacer un análisis rápido de los lugares más complicados de la vivienda, tanto por fuera como por dentro, de forma que podamos aplicar medidas correctoras, que van a paliar bastante el efecto horno de algunas casas.

Factores a considerar cuando diseñamos una casa en zonas cálidas

Obviamente los materiales de construcción, podemos usar materiales aislantes para proteger las caras exteriores y evitar es puente térmico, de forma que dejemos el calor fuera, o al menos la gran mayoría. Usar carpintería de madera o PVC, el aluminio transfiere calor a gran velocidad. Usar doble acristalamiento, de manera que a través de esa cámara de aire evitamos la transferencia de calor. Dar la mayor altura posible a las estancias, estudiar bien la orientación y formas de ventilar adecuadamente la vivienda.

El color exterior de la casa también es importante, pintar de colores oscuros, nunca es una buena idea, el blanco es el color por excelencia, pero hay otros tonos claros que también pueden ayudarnos a reflejar esa radiación solar.

Al final, si se estudia adecuadamente, apenas hay una gran diferencia de costo, que por cierto se amortiza rápidamente, no solo por el confort de la vivienda, si no por el menor consumo energético de la misma.

¿Y qué pasa si ya tengo la casa hecha?

Pues hay formas de resolver con muy bajo costo ese efecto horno que tienen 3ese tipo de viviendas, desde la colocación de sombras, que evitan la radiación directa, pinturas con mayor poder de reflexión, materiales superpuestos,…, la lista es larga, pero soluciones para mejorar hay.


Esperamos que este artículo les haya sido útil y les ayude a entender mejor el porqué de el calor constante en muchas viviendas. Y recuerden, estamos a su disposición para cualquier duda o sugerencia que tengan, pueden ir a la sección CONTACTAR para enviarnos su mensaje.

¡Suscríbete a nuestras noticias!

Espere ...

¡Gracias por suscribirse!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.