Recientemente abordamos el problema del calor en casas de zonas cálidas, normalmente ligado a un tipo de construcción no eficiente, y normalmente lejos del modelo tradicional de construcción del lugar. Hoy haremos un ejercicio sencillo sobre como podemos reducir el efecto de la radiación solar en una vivienda a bajo costo, de forma que mejoremos la eficiencia térmica de nuestra casa sin tener que gastar mucho dinero.

Uno de los problemas relacionados con la radiación solar es el cómo calienta el edificio, el cual, durante la noche se transfiere al interior de la vivienda, recuerden los efectos de la inercia térmica. Lo que vamos a intentar evitar es, precisamente el impacto del sol en las envolventes del edificio, muros y cubiertas, para de esta forma, intentar reducir el efecto de ese «enfriamiento» nocturno del edificio, que obviamente genera más calor aún en el interior.

Aunque suene a absurdo, NO usen colores oscuros para pintar las envolventes, y aunque pueda parecer algo que nadie haría, pues no se crean, sí se hace, y para muestra un botón.

Conjunto residencial en Mérida – Yucatán, pintado de rojo oscuro.

Si por alguna razón su casa tiene un color oscuro, quizá sea una buena idea empezar por ahí, use colores claros, de preferencia el blanco, no hay mejor color para reflejar la radiación solar que el blanco, usar colores oscuros es algo que solo incrementará la temperatura que los muros y techos de sus vivienda van a adquirir.

Pero vayamos a lo práctico, para este ejemplo hemos usado un conjunto de viviendas adosadas de ejemplo, que de hecho viene con el software BIM que utilizamos, se trata de un conjunto de 5 viviendas de dos plantas adosadas, con cubierta plana. La orientación es de sur a norte, mirando la fachada principal al sur.

Planta Baja
Planta 1

Es una vivienda de tipo familiar, con una estructura de pilares y forjados de concreto armado y cierres de muros realizados con bloque de concreto, y un revestimiento exterior con mortero y pintura. La carpintería con cristal simple en aluminio, y la losa de cubierta tipo simple, forjado de vigueta y bovedilla. Tenemos una altura entre plantas de 3 metros.

Bien, una construcción muy habitual y que es tremendamente mala para entornos calurosos, obviamente no hay cámaras de aire ni nada que genere un mínimo efecto de aislamiento. Eso sí, de color blanco.

Lo primero que haremos será trabajar en la cubierta, la idea es generar un doble techo separado de la losa para evitar que el techo absorba más calor, así que planteamos lo siguiente.

Generamos una estructura en base de viguetas ligeras de madera, o entramado de vigas,  sobre las que colocaremos un tablero, poco conductor, para que generemos ese aislamiento del techo, y además, dejaremos que el aire pase libremente por el espacio hueco, recuerden, el aire es muy mal conductor del calor o el frio. Básicamente estamos haciendo una cubierta ventilada.

Para el cierre, podemos usar muchos materiales, dependiendo de si queremos poder andar libremente o no sobre ese doble techo. Pero pueden ser láminas de madera tipo triplay, con o sin aislamiento, u otros materiales de bajo costo, como placas de hormigón aligerado, o incluso, panel tipo sándwich. La cuestión es que además, sea una estructura ligera, para tampoco sobrecargar el techo, no siempre tienen una gran resistencia, y eso es algo que debemos considerar seriamente, la ligereza de lo que vayamos a colocar.

Hay que tener en cuenta una cosa, y es que esos materiales van al exterior, y a cubierta, así que habrá que tratarlo adecuadamente para alargar su duración, si es panel de madera triplay, habrá que impermeabilizarlo y tratarlo, hay muchos productos en el mercado y muy económicos para ese proceso, así que en función del material que escojamos, pues le daremos un tratamiento u otro, o ninguno si no lo requiere, y un color blanco inmaculado para el revestimiento final. A las viguetas de madera, obviamente habrá que darles ese tratamiento, no queremos que duren poco, un buen tratamiento insecticida, sellado y tratamiento especial para madera en exterior.

Vista en sección de la vivienda

En la sección del edificio, vemos en color rosa el forjado de cubierta, y sobre él, el entramado de vigas y la tapa cobertora, dejaremos unos 5 a 8 centímetros de espacio para que el aire circule libremente, dependiendo también de los materiales que usemos, pero con 5 centímetros es suficiente. Deben considerar el desagüe del agua de lluvia, cada techo tendrá su peculiaridad, y podemos dejar los laterales más abiertos, en función de como sea nuestro techo. Pero no olviden ese detalle.

Vista de la cubierta donde se aprecia el entramado de vigas.

Por supuesto podemos usar otros materiales para sustituir el entramado de vigas, es cuestión de encontrar el material más económico y que se adapte a los requerimientos que tenemos para generar ese doble techo ventilado.

Detalle de la sección

Una vez hemos decidido qué materiales serán los más adecuados y al alcance de nuestro bolsillo, solo hemos de realizar ese trabajo, en meses de verano, se va a notar y mucho, ya que el sol incide de forma más directa, no tanto en zonas ecuatoriales donde no hay variación de la huella solar, o esta es muy baja, pero tanto en zonas de Trópico de Cáncer como de Capricornio sí se va a notar la diferencia estacional de la posición solar, que se modifica conforme avanza el año.

Solo esa intervención va a reducir la temperatura del techo muchos grados, ya que en los meses de más incidencia solar, la temperatura que alcanza el techo en días claros puede llegar a los 60º C, de esta forma, apenas llegará a la temperatura ambiente, y solo en superficie, ya que no está siendo radiado durante 12 horas seguidas, de forma que apenas alcanzará temperatura que transmitir en la noche hacia el interior.

La idea es que quede algo parecido a esto, donde vemos como hay una separación entre el techo original, y el material de aislamiento que hemos colocado, y donde el aire pueda circular libremente. Importante que todo quede anclado, no queremos que un golpe de viento lo arranque.

Ejemplo de como debería quedar ese doble techo.

De esta forma ya hemos trabajado sobre la cubierta, que se nota y mucho, es habitual en este tipo de viviendas que a partir de la tarde, la parte alta de la vivienda tenga una muy elevada temperatura en comparación incluso con el exterior, es decir, hace más calor dentro que fuera.

Veamos ahora qué podemos usar para los muros de las fachadas, obviamente se intervendrá principalmente en los muros de mayor insolación, para de al misma forma, evitar que los muros se calienten y transmitan el calor hacia el interior. Para evitar el impacto del sol en los muros podemos hacer muchas cosas distintas, todo en función del presupuesto que tengamos, desde un toldo, de los de toda la vida, que evitará que el sol incida en la pared exterior de forma directa, a parasoles, o incluso, podemos armar en las paredes verticales algo similar a lo que hemos realizado en la cubierta.

Otra opción, aunque esta siempre se pude poner de forma combinada, es, si disponemos de un pequeño terreno frente a la casa, plantar árboles frondosos, no, las palmeras no son una buena idea, son bonitas pero no dan mucha sombra, y eso es precisamente lo que queremos, sombra. Obviamente eso será viable si disponemos de ese espacio.

El uso de árboles es útil, aunque no harán milagros, pero sí ayudan, también es importante la altura de los mismos, por ejemplo, en el vídeo que hay a continuación hemos usado nuestro conjunto de casas adosadas y hemos puesto árboles en el frente, pero, ningún árbol supera en altura al edificio, es decir, ninguno tiene más de 6 metros de altura. A mayor altura del árbol por encima de la línea de cubierta, mayor eficiencia tendrá a la hora de dar sombra y por tanto de evitar que los muros acumulen calor. Además, la vegetación frondosa siempre contribuye a la mejora térmica. En el vídeo van a ver como, en verano, el efecto sombra impacta principalmente en la planta baja, dejando al sol cubierta y fachada en planta primera.

En los dos siguientes vídeos vamos a ver un toldo y un parasol, ambos en fachada principal, realmente los toldos puedes ser costosos, y tienen algunos inconvenientes como el ruido, o que hay que recogerlos si hace mucho viento, pero se pueden encontrar opciones sencillas bastante económicas. Un toldo va a absorber la radiación directa, evitando la insolación del muro, y por tanto que éste adquiera temperatura.

En cuanto al parasol, hay muchas formas de plantearlo, hemos puesto la que quizá sea la más simple y extendida, laminas inclinadas y amarradas en soportes verticales. La inclinación de las láminas puede ser fija o variable, similar a las persianas de librillo. Pero hay mil y una formas de crear protecciones solares, desde totalmente artísticas, de quita y pon, movibles, o simples como la que hemos incluido nosotros. Pueden buscar inspiración poniendo parasol fachadas en la pestañas de imágenes de Google.

Frontal parasol

Hay un problema que considerar, y es cómo o hasta qué punto podemos alterar nuestra fachada, quizá debamos seguir una serie de normas que no permitan determinadas intervenciones, o sencillamente, queremos mantener el aspecto de nuestra fachada porque nos gusta tal y como está. Para ello podemos también hacer varias intervenciones, desde, recubrir la fachada con un material térmico y una pintura de calidad, de forma que ese material de baja conductividad térmica aísle de forma externa el muro del calor, obviamente en el mercado existen ese tipo de productos, pero son más costosos, llevan más tiempo de intervención y son más complejos de poner, así que si no somos muy hábiles, deberemos contratar a alguien para que nos lo pongan. Es básicamente como volver a revestir el muro, solo que en vez de con mortero, con un producto térmico que dejará nuestra fachada exactamente igual que estaba, pero con una capacidad de aislamiento térmico.

Otro factor a considerar es la humedad, y más en zonas tropicales, donde además de calor la humedad y las lluvias son altas, es importante que tengamos en cuenta que cualquier intervención que realicemos, contienda adecuadamente con evitar acumulaciones, con no interferir en las evacuaciones del agua, y sobre todo, no generar nuevos caminos, por ejemplo, si taladramos fachadas o techos, hay que sellar esas perforaciones, para mantener la estanqueidad de las envolventes.

Si realmente disponemos de una mayor presupuesto, existen productos que además de aislamiento térmico, van a generar también un aislamiento acústico de una forma más eficaz, no obstante, árboles, parasoles y cubiertas ventiladas, también ayudan a reducir el impacto sonoro, que también es confort.

Otra cosa que podemos hacer es, si nos resulta muy costoso poner doble acristalamiento en nuestras ventanas, hay productos tipo film adhesivo que podemos poner en los cristales de nuestras ventanas, que aunque no son la solución definitiva, si ayudan a reducir la transmisión de calor a través de los cristales de las ventanas.

Algo que es muy recomendable, fácil y no demasiado costoso, es el uso de pinturas térmicas, dan buen resultado, aunque sí son más caras que la pintura normal, pero se amortizan en confort y en la reducción de la factura eléctrica si tenemos aire acondicionado. Aproximadamente necesitaremos 1 kilo de pintura por metro cuadrado, esto puede variar según los fabricantes, pero es el rendimiento medio.  Este tipo de pinturas reflejan entre un 70% y un 90% los rayos solares y suelen tener un alto grado de emisividad (debe ser mayor de 0.7 para ser eficientes), de forma que no acumulan carga térmica. Es importante el factor antihumedad para que no se cree moho, nuevamente, hay que tomar en consideración este aspecto. Es importante que revisen el coeficiente de conductividad térmica (λ) de la pintura que deseen adquirir, y en qué norma se basan, por ejemplo, un coeficiente de 0,08 a 0,04 según la norma UNE, es un buen valor (A más bajo es el valor, mayor coeficiente y más calidad).

Bien, pues hemos abordado una serie de ideas para ayudar a reducir el calor en viviendas sin tener que gastar mucho dinero, de hecho, algunas intervenciones pueden resultar muy económicas y de rápida implantación, y los efectos son inmediatos.


Esperamos que este artículo les haya sido útil y les ayude a entender mejor el porqué de el calor constante en muchas viviendas. Y recuerden, estamos a su disposición para cualquier duda o sugerencia que tengan, pueden ir a la sección CONTACTAR para enviarnos su mensaje.

¡Suscríbete a nuestras noticias!

Espere ...

¡Gracias por suscribirse!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.