No todo son superproyectos, a veces se trabaja en proyectos más humildes y sencillos, y quizá sea cuando más en serio hay que tomarse el trabajo.

Recibimos un encargo para una privada en Cancún (Quintana Roo – México), un encargo sencillo, para una privada popular, con casas de precio económico, rondan los 500.000 pesos a la venta. La idea era preparar la zona común y revisar el conjunto general para todo el proyecto de finalización de las 176 viviendas. A priori, algo sencillo.

Sin embargo, y habida cuenta de que al final, en ese lugar vivirán familias, y a pesar de que en ese tipo de proyectos las partidas económicas son siempre muy, pero que muy, ajustadas, hicimos un esfuerzo mayor para poder conjugar un muy bajo presupuesto con la mayor funcionalidad, confort y habitabilidad posible.

Partimos de que 176 viviendas son muchas personas,, tirando por lo bajo serán más de 530 habitantes, así que había que armar algo que pudiera contender con ese volumen de personas, obviamente familias trabajadoras, pero que merecen el mismo, o quizá más, esfuerzo que si fuera una privada de lujo.

En cuanto al diseño de las viviendas, pues ya estaba hecho en su mayoría, así que había que encajarlo en el conjunto, pero lo principal era el diseño de la zona común, disponíamos de una superficie de casi 2.200 m², que está absolutamente llena de vegetación en la actualidad, un pequeño trocito de selva, así que había que colocar una zona de deporte, un área de juegos para niños, una alberca y se añadieron un par de cenadores cubiertos y un par de zonas de usos diversos con sombras. Se incluyeron unos baños públicos y una barbacoa doble, para poder tener un espacio donde compartir.

Reservamos 300 m² para la zona de deporte, un par de canastas de baloncesto, unas porterías y un suelo de concreto pulido, un espacio abierto pero intentando respetar la mayor cantidad posible de árboles para obtener sombras, Cancún es un lugar con una fuerte huella solar, así que dar vueltas a ese aspecto fue algo que revistió mucha importancia.

En la zona central se ubicó el parque infantil, con 250 m², con un suelo especial acolchado y un conjunto de castillos de juego, que harán las delicias de los niños, materiales adecuados al lugar.

Para la zona de alberca o piscina, se usaron 220m2, solo que en vez de una, lo dividimos en dos, una más pequeña para los niños, curiosamente sale más barato hacer dos que hacer una más grande con doble altura, etc, quedó bastante bien el espacio. Tiene buena insolación y además al estar ubicado en la zona final, da algo más de privacidad.

En los laterales del parque central de juego se ubicaron dos pérgolas y dos cenadores, donde se puede desde relajarse o incluso cenar o comer, o leer o tomarse un momento de calma. En total unos 100 m² de área para tomar algo, o conversar a la sombra.

Y una barbacoa de dos cuerpos para poder preparar una buena carne a la parrilla sin ahumar tu patio trasero y el de tus vecinos.

A veces, luchar contra un presupuesto ajustado es harto difícil, pero para poder integrar más cosas, lo que se hizo fue reducir otros costos pero manteniendo la esencia, por ejemplo, los caminos internos del parque se habían pensado en losa de hormigón, los convertimos en caminos con una base de grava (para evitar barro y suciedad) ya que drena muy bien, es algo limpio y permite caminar con tranquilidad, se intentó conservar los árboles de mayor tamaño y además darle un aire poco “ordenado”, respetando ese toque de “tenemos un pequeño bosque enfrente de casa” que suele ser una delicia para los niños, o incluso para hacer ejercicio sin que tengas un sol de justicia sobre ti.

En resumen, un proyecto sencillo que también marca la diferencia, todo espacio es importante, ya que vivimos en esos espacios, buscar el equilibrio, incluso en proyectos muy económicos, también es una responsabilidad que debemos afrontar con mucha seriedad. El trabajo en Privada Ámbar ha sido un proyecto donde darlo todo para hacer más con lo mismo.

Pueden ver el portfolio completo del proyecto AQUÍ.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.